María Santísima de la Esperanza ya en su altar, esperando el comienzo de su gran semana.